Juegos inacabados: la moda de parchear a cascoporro

Juegos inacabados: cada vez son más las compañías que lanzan los juegos sin terminar confiando en que ya arreglarán los errores con actualizaciones online.

, , , ,

Me apetece echarme una partida a un juego que acaba de salir hace sólo un par de semanas. Me sirvo un refresco mientras el ordenador arranca. Abro Steam, ejecuto el juego y… ¡No puedo jugar hasta dentro de una hora porque antes hay que descargar una actualización enorme! ¿Pero esto qué demonios es, si se trata de un juego que acaba de salir hace nada? Pues es la moda de lanzar los juegos inacabados y luego parchearlos a cascoporro. O lo que es igual: hacer chapuzas.

Juegos inacabados: la moda de parchear a cascoporro

Chiste gráfico que corre por Internet. Y con razón, porque EA es una compañía que se ha ganado a pulso la fama de lanzar los juegos inacabados. Que se lo pregunten a quienes compraron SimCity.

Juegos inacabados

En el nivel de acabado de los juegos podemos distribuir a las compañías a lo largo de una línea. En el extremo superior estarían aquellas que, como Blizzard, no lanzan un juego hasta estar convencidas de que es un producto final digno de llevar su nombre. Y en el extremo inferior estarían las compañías que, como EA, empiezan a trabajar en un juego por la mañana y por la tarde ya está disponible en descarga digital, y encima a un precio no precisamente barato.

Esto de lanzar los juegos inacabados es una moda reciente, que coincide con la popularización de Internet, o sea, más o menos la última década. Antiguamente, cuando nadie o casi nadie tenía conexión a la Red, los juegos de PC tenían que estar bien finalizados, porque de lo contrario no había manera de parchearlos, excepto recibiendo el parche en formato físico por correo ordinario, lo cual suponía un dispendio astronómico si se ofrecía de manera gratuita. Cuando un juego se colgaba en un nivel o daba cualquier tipo de error persistente, las críticas lo destrozaban y el boca a boca arruinaba las ventas. Así de serias eran las consecuencias.

Juegos inacabados: la moda de parchear a cascoporro

¿Te has comprado una nueva gráfica y la fuente de alimentación se te ha quedado pequeña? No problemo. Añades otra fuente y listo. Es una chapuza, pero no peor que las de algunos juegos que se venden inacabados.

Internet, por tanto, ha sido una herramienta beneficiosa que ha ayudado a pulir los juegos después de su lanzamiento. Pero, como todas las herramientas, tiene usos perversos, y ése es el caso de la moda de lanzar juegos inacabados. Hay compañías que, en vez de utilizar las actualizaciones online para pulir defectos, abusan de ellas y directamente lanzan los juegos inacabados pensando en que ya solucionarán más adelante la tonelada de errores que tienen. ¿Por qué no se esperan, entonces, a que el juego esté terminado para lanzarlo? Pues por lo de siempre: por dinero. Las grandes compañías tienen unas cuentas, unos presupuestos, unos ingresos previstos para cada ejercicio, y hay que cumplir ante la junta de accionistas. En resumen: que nos engañan a nosotros, los consumidores, para enriquecerse.

Y digo enriquecerse porque a ciertos niveles cumplir con los plazos previstos de lanzamiento no es cuestión de quebrar o salvar la compañía, sino de enriquecerse más o menos. Pensemos en el caso de Fez. Phil Fish tardó más de cuatro años en desarrollarlo, tiempo en el que lo rediseñó de arriba a abajo tres veces. Fish estaba con el agua al cuello, no contaba más que con una pequeña ayuda del Estado canadiense, su socio abandonó la compañía, la gente no paraba de insultarlo en las redes sociales por retrasar tanto el lanzamiento de Fez. Pero Fish se mantuvo firme, afrontó todas las adversidades y no publicó el juego hasta que estuvo terminado de verdad. Consecuencia: fue una obra maestra, perfecta, genial, un juego alabado por todos y que, si no lo has probado todavía, ya estás tardando, porque cualquier elogio se queda corto.

Juegos inacabados: la moda de parchear a cascoporro

Exclusiva: EA quiere seguir el camino de Valve y Microsoft, y ha decidido lanzarse a vender hardware. De momento va a empezar fabricando sistemas de refrigeración. Aquí podéis ver un modelo ya terminado.

Fish sí que tenía justificación para lanzar Fez inacabado, porque, como él mismo cuenta en el muy recomendable documental Indie Game: The Movie, no tenía ni para pipas. En un momento de la cinta, que se rodó antes del lanzamiento de Fez, Fish llegó a afirmar que, si no terminaba el juego, se suicidaría. Si en ciertas empresas siguieran una política tan rigurosa, no quedaría vivo ni el conserje. Sin embargo, hacen todo lo contrario sin inmutarse: lanzan los juegos inacabados, uno detrás de otro, como si fuera una práctica moralmente aceptable. ¿Cuándo debe lanzarse un juego? Pues cuando esté terminado, como es lógico, y si no se puede garantizar una fecha de lanzamiento, pues que no se haga. Así es como hace las cosas Blizzard, y no les va nada mal. Cuando compras un juego de Blizzard sabes que está bien rematado. En cambio, cuando compras un juego de otras compañías, corres el riesgo de encontrarte en el DVD un IDE de C++ acompañado de un libreto con unos cuantos algoritmos en UML.

Las consecuencias de un lanzamiento precipitado son cuantificables. SimCity tiene en Metacritic un vergonzoso 64/100 otorgado por la crítica especializada y un humillante 2/10 de los usuarios. En cambio, Fez tiene un 91/100 de la crítica y un 6/10 de los usuarios. Maxis tenía todo a su favor: una franquicia con un nombre mítico, un concepto de juego muy atractivo, recursos humanos y materiales de sobra. ¿Y qué hicieron con todo eso? Lanzar un producto sin terminar. Por el contrario Fish no tenía nada más que una buena idea, y con eso ha conseguido hacer una obra maestra.

Juegos inacabados: la moda de parchear a cascoporro

Una última chapuza. ¿Se te ha estropeado la pantalla del portátil? Arráncala y conecta el equipo a un monitor. Podríamos inaugurar una sección en la revista con chapuzas de bricolaje de este estilo. ¿Qué os parece?

Que dejen de contarnos mentiras. No publican los juegos inacabados sin querer. No cuela eso de que “no se habían dado cuenta” de los miles de bugs, porque para detectarlos tienen a su disposición legiones de testers. Lo hacen por dinero, y eso es inaceptable. Ya vale de que los grandes directivos de ciertas compañías se gasten el dinero de vender juegos inacabados en champán, coches de lujo y mansiones con grifería de oro.

Hay una frase célebre de Abraham Lincoln que dice: puedes engañar a algunos todo el tiempo, e incluso puedes engañar a todos algún tiempo, pero no puedes engañar a todos todo el tiempo. ¿Quién se atreverá a comprar el próximo SimCity? Desde luego, en la precompra EA no debería contar ni con una sola venta. Y que conste que pongo el ejemplo de SimCity porque ha sido el más sonado de los últimos tiempos y porque EA es famosa por publicar juegos inacabados continuamente, pero hay muchos otros juegos inacabados de otras compañías que se han lanzado antes de tiempo y que también merecen ser señalados con una letra escarlata. Por prudencia, yo no debo enumerarlos, pero vosotros sí que podéis hacerlo con total libertad en los comentarios.