Trabajar con videojuegos: cosas buenas y malas

Trabajar con videojuegos: mucha gente piensa que te pagan por sólo jugar, pero en realidad se trata de un trabajo, y como tal tiene cosas buenas y malas.

, , ,

Cuando te presentan a alguien, es habitual preguntar y que te pregunten a qué te dedicas. Pues bien, yo estoy hasta la coronilla de que en esas situaciones me digan: “¡Te pagan por jugar! ¡Qué suerte!”. Sí, trabajar en la prensa del videojuego tiene sus ventajas, entre las cuales se cuenta que tengo que jugar y me pagan por ello. Pero también tiene inconvenientes, como por ejemplo pasarte el fin de semana encerrado en casa trabajando a contrarreloj porque el lunes se cierra la edición. Hoy voy a hablar de las ventajas y desventajas de trabajar con videojuegos.

Trabajar con videojuegos

Ésta es mi oficina. Una de las ventajas de ser colaborador externo de una revista de videojuegos es que trabajas desde casa, frente a tu ordenador, y puedes hacerlo en calzoncillos.

Trabajar con videojuegos

Va a ser éste un artículo muy distinto a los anteriores publicados en este blog, porque voy a hablar de mi experiencia y mi situación particular. Por ejemplo, yo no tengo horarios marcados por la empresa porque soy colaborador externo, y por tanto es una característica que voy a mencionar como ventaja, pero que aquellos que están en nómina no la tienen. Y al contrario, los que están en nómina tienen días festivos regulados por convenios laborales, mientras que yo no los tengo, y por eso pongo esa carencia en la lista de desventajas. Con esto quiero decir que las ventajas y desventajas no son absolutas, sino relativas a mí y quizás también a todos aquellos que, como yo, se dedican a trabajar con videojuegos como colaboradores externos.

***

Desventaja: Hartazgo

¡Te pagan por jugar, qué suerte! A Nacho Vidal deben de decirle algo parecido y, si te paras a pensarlo bien, el trabajo de Nacho no debe de ser bueno para la cabeza. Con los videojuegos sucede algo parecido: jugar es placentero, pero jugar durante horas y horas, un día tras otro, porque tienes que jugar tanto como puedas para estar al día de las cantidades industriales de juegos que salen continuamente, eso no es tan placentero. Al final, te hartas. Yo te entiendo, Nacho, sé lo duro que es dedicarse a algo divertido con tanta frecuencia que a veces termina aburriendo. Trabajar con videojuegos hace que, en ocasiones, te canses de ellos.

***

Ventaja: Antes que nadie

Da mucho gustico hablar con tus amigos y decirles que has jugado al StarCraft II antes que ellos. Antes que ellos y antes que nadie, porque a veces las distribuidoras nos proporcionan accesos anticipados para que las reviews puedan salir al tiempo que el juego. Eso sí: cuidado con filtrar material, porque está prohibidísimo. A menudo nos hacen firmar NDA, o sea, non-disclosure agreements, que son acuerdos de confidencialidad por lo que nos comprometemos a no publicar nada de texto ni de fotografías sobre la copia que nos han proporcionado antes de una fecha. Trabajar con videojuegos tiene, por tanto, la ventaja de que algunos juegos los pruebas antes que nadie.

Trabajar con videojuegos

Deus Ex Human Revolution. Juegazo tremendo que tuve el privilegio de jugar semanas antes del lanzamiento. Después de escribir la review, volví a jugármelo entero otra vez para disfrutarlo con más calma.

***

Desventaja: Contrarreloj

La edición impresa de Micromanía tiene una cierta fecha de cierre, y para esa fecha tiene que estar la revista terminada. Además, si quedan seis días para el cierre, eso no significa que tú tengas seis días, ni mucho menos. De esos seis descuenta dos para que el redactor jefe (¡hola, Santi!) revise lo que has escrito y el maquetador le dé forma. ¿Por qué tardan tanto como dos días para hacer eso? Pues porque tu artículo de última hora no es el único, y como hay mucho que revisar y maquetar, tienes que entregar con un margen mínimo de un par de días. La consecuencia es que te pueden mandar una review a cuatro páginas y, por ejemplo, darte sólo cuatro días para hacerla. Por tanto, te vas a pasar cuatro días jugando, haciendo fotos y escribiendo como un loco. ¿Dormir? Cuando se cierre la edición. Trabajar con videojuegos te obliga a veces a trabajar contrarreloj.

***

Ventaja: Juegos gratis

Se supone que los juegos que los colaboradores recibimos son de la empresa, y nosotros sólo estamos custodiándolos en depósito hasta que decidan pedírnoslos de vuelta. Pero la realidad es que yo tengo una balda llena de juegos de la etapa de Micromanía en Axel Springer y, un año después de haber cambiado de editorial, todavía no me ha llamado nadie de Axel para pedirme que los devuelva. En la práctica, los juegos son tuyos. Legalmente no, insisto. Pero en la práctica, sí. Y, además de los juegos que te dan para hacer reviews, si le echas un poco de jeta, de vez en cuando puedes pedirles a tus jefes una copia para ti: “¿Jefe, podrías conseguirme un serial de…?”. Con moderación, claro, porque esto tampoco es jauja, pero se puede hacer. Trabajar con videojuegos tiene la ventaja de que consigues muchos juegos gratis.

Trabajar con videojuegos

Pequeña muestra de los juegos gratis que he ido acumulando por mi trabajo. Bueno, en realidad se ha colado en la foto el Sega Rally 2, que venía de regalo con el periódico, pero no pasa nada.

***

Desventaja: Juegos malos

A mí me ha tocado hacer reviews de juegazos como StarCraft II, Guild Wars 2 o Rome Total War II. Cuando te mandan este tipo de encargos, te sientes afortunado de tener el trabajo que tienes. Pero no todo el monte es orégano, porque también te toca hacer reviews de juegos malos, de los que no daré ningún ejemplo pero todos tenemos nombres en mente. Y si el juego es una podredumbre, te fastidias y te lo juegas de todas maneras, porque es tu trabajo. Os aseguro que pasarse días seguidos jugando a un juego malo no es divertido. Seguro que a Nacho Vidal también le sucede. Mira lo que tiene ante sí y piensa: “¡Qué dura es a veces mi profesión!”. Trabajar con videojuegos implica de vez en cuando sumergirse durante días en juegos malos.