Videojuegos clásicos de PC que marcaron mi juventud

Videojuegos clásicos de PC. Los que marcaron mi juventud, hacia finales de los 90, estuvieron marcados por la aparición del CD-ROM, Internet y Windows 95.

, , ,

Hace unos meses hablé de los videojuegos clásicos de PC que marcaron mi niñez. Yo nací en el 1981, así que aquéllos eran juegos de finales de los 80 y principios de los 90: Double Dragon (1988), Leisure Suit Larry (1987), PC Fútbol 2.0 (1992), SimCity (1989) y Stunts (1990). Hoy voy a hablar de los videojuegos clásicos de PC que marcaron mi juventud, esa época en la que a los hombres nos sale pelusilla en la cara y nos damos cuenta de que jugar con las chicas no es tan aburrido como creíamos.

Videojuegos clásicos de PC que marcaron mi juventud

Siguiendo el criterio de elegir sólo uno en cada género, hay algunos que se han caído de la lista. Por ejemplo, Civilization II, un juego sensacional a pesar de su pobre apartado técnico.

Videojuegos clásicos de PC

Pongámonos en situación: estamos en la segunda mitad de los 90. En la tele triunfan Los Vigilantes de la Playa, Britney Spears todavía es virgen, Aznar ha llegado a La Moncloa y Javier Clemente consigue que a la selección española de fútbol la eliminen siempre en cuartos de final. Es sistemático: Zubizarreta, Julio Salinas y demás amiguetes de Clemente la cagan siempre en cuartos. Yo acabo de agenciarme un Pentium a 133 MHz con 16 MB de RAM, CD-ROM, conexión a Internet y sistema operativo Windows 95. Una maravilla para la época. Con esa máquina se abre ante mí un nuevo mundo de ocio digital. Adiós a los juegos de MS-DOS en disquetes. Hola a los flamantes juegos en CD para Windows 95 y a todo el contenido gratis que empieza a flotar por Internet.

Como cuando hablé de los videojuegos clásicos de PC que marcaron mi infancia, en esta ocasión también voy a hacer una lista de cinco, uno de cada género principal: acción, aventura, deportivo, estrategia y velocidad. Ya sé que, respecto a la clasificación en géneros que utilizamos en Micromanía, faltan los simuladores y el rol, pero es que son dos géneros que nunca me han atraído especialmente. Y eso que de joven me gustaba jugar al rol, pero es que el rol de PC se parece al de verdad lo que un huevo a una castaña, sobre todo desde que World of Warcraft sentó los estándares del género. En fin, no nos desviemos del tema. Aquí van los cinco videojuegos clásicos de PC que marcaron mi juventud.

***

Acción: Max Payne (2001)

Por supuesto, antes de que saliera Max Payne en 2001, hubo otros muchos juegos de acción en 3D a los que había jugado, como Wolfenstein 3D, Duke Nukem, Doom y Star Wars Dark Forces. Pero Max Payne fue el primero que realmente me cautivó, porque no era simplemente un shooter, sino una aventura con un gran guión, absorbente y oscuro, que le daba sentido a la acción. Matabas por algo, y ese algo era nada menos que vengarte contra aquellos que te habían arrebatado lo más querido. Max Payne 2 me gustó menos, y el tercero ya no me gustó nada. Lo siento, pareceré un raro, pero Max Payne 3 no me gustó, porque la dificultad no está bien ajustada y no hay equilibrio entre la acción y la narración.

Videojuegos clásicos de PC que marcaron mi juventud

Menuda cara de chupar limones tenía el Max Payne original. La textura del rostro era la del guionista del juego, Sam Lake, quien cuenta en su currículum con haber escrito también el guión de Alan Wake.

***

Aventura: El Día del Tentáculo (1993)

En mi opinión, la última gran aventura gráfica de Lucas Arts. Lo que la hacía original eran los puzles temporales. Controlabas a tres personajes ubicados en el mismo lugar, una casa en medio de un bosque, pero en tres momentos distintos del tiempo. Hoagie viajaba en su Cron-O-Letrina doscientos años atrás, para conocer a George Washington y Benjamin Franklin. En el presente estaba Bernard Bernoulli, un científico friqui cuarentón, y al futuro, doscientos años adelante, viajaba Laverne, una chica un poco tarada. Los puzles temporales implicaban mover cosas en el tiempo. Por ejemplo, para transportar a un hámster al futuro, se te tenía que ocurrir meterlo en un congelador, porque el bicho no podía sobrevivir al viaje en una Cron-O-Letrina. Uno de mis videojuegos clásicos de PC favoritos, sin duda.

Videojuegos clásicos de PC que marcaron mi juventud

¿Sabías que George Washington tenía los dientes de madera? Bueno, en realidad es una leyenda falsa, pero en El Día del Tentáculo la tomaban por verdadera y tenías que echarle una mano con su dentadura.

***

Deportivo: PC Fútbol 5.0 (1996)

Si este juego no se hubiera inventado, yo habría sacado mejores notas en el bachillerato. Y como yo, muchos de mis amigos. Así que ya lo saben ustedes, señores Ruiz: siéntanse culpables de haber publicado esta droga que mantenía a la juventud pegada al ordenador durante días intentando hacer el equipo perfecto. Había muchas maneras de conseguirlo. La más fácil era entrenar a un club grande y hacerlo campeón de todo a base de fichar a los galácticos de la época: Roberto Carlos, Savio, Laudrup, Romario, Ronaldo “el de verdad” (como diría Mourinho). Y después estaba el gran reto: ponerte a los mandos de un club de 2ªB en la Liga Pro-Mánager y llevarlo a la gloria invirtiendo todo el dinero en la cantera para fabricar a los mejores jugadores del mundo. Ahí estaban Usandi, Zanguirolami y otros nombres imborrables. PC Fútbol 5.0: uno de los videojuegos clásicos de PC más adictivos que recuerdo.

Videojuegos clásicos de PC que marcaron mi juventud

El simulador de partidos de PC Fútbol 5.0 era feísimo, pero aún así era muy divertido, porque te permitía jugar. Esperemos que FX tome nota y permita jugar los partidos en el próximo FX Fútbol.

***

Estrategia: Worms 2 (1997)

El juego multijugador que más diversión me ha dado en toda mi vida es Worms 2. Lo jugué en compañía de amigos, en modo hotseat, durante años (¡gracias por dejarnos tu casa, Fernando!). Iban saliendo otros más modernos, pero nosotros seguíamos anclados en Worms 2 por sus infinitas posibilidades de configuración de los equipos, los mapas y las armas. Teníamos una configuración llamada “brutote” en la que casi todos los parámetros de las armas estaban al tope. Consecuencia: el primer disparo de minigun era suficiente para demoler el escenario, dejando tan sólo un puñado de islotes en el aire. Aquellas partidas al Worms 2 eran un éxtasis de diversión y frenesí. Algo tenían que ver también las bebidas y otras sustancias, pero el centro de todo era Worms 2.

Videojuegos clásicos de PC que marcaron mi juventud

Demencial es la palabra que mejor define a Worms 2. Bueno, en general sirve para definir a cualquier entrega de la saga, pero es que en el 2 se podían hacer barbaridades con el editor de armas.

Para ser justo, en este apartado sobre mi juego de estrategia favorito de entre los videojuegos clásicos de PC que marcaron mi juventud, he de mencionar otros dos títulos. En solitario, el X-COM original de Julian Gollop y Civilization II son los juegos de estrategia a los que más horas les he echado. Habré arrasado Marte no menos de veinte veces, y habré conquistado el mundo no menos de cuarenta o cincuenta. Y en modo multijugador, después de Worms 2, el que más jugué en aquella época fue Heroes of Might & Magic II y III, excelente juego, aunque algo lento y desesperante cuando nos juntábamos más de tres.

***

Velocidad: Need for Speed (1994)

Descubrí este juego en 1996, y sus gráficos me dejaron estupefacto. Volví a jugarlo recientemente y, para mi sorpresa, comprobé que la jugabilidad es bastante realista. Sólo los gráficos, paradójicamente, se han quedado desfasados, porque el tacto de los coches sigue siendo bueno. Éste, el primer Need for Speed, hizo que me enganchara a la saga durante algún tiempo. Después dejé de seguirla, porque empezaron a hacerlos como churros, con remakes innecesarios y secuelas que iban a peor. Un ejemplo: Need for Speed Underground 2 era peor que su antecesor.

Videojuegos clásicos de PC que marcaron mi juventud

Los coches en el primer Need for Speed estaban muy desigualados. Los más rápidos eran el Lamborghini y el Ferrari. Si elegías el Toyota Supra Ultra o el Mazda RX-7, la cosa se ponía cuesta arriba.

***

Y hasta aquí la lista de los videojuegos clásicos de PC que marcaron mi juventud. La pregunta es: ¿Haré otro artículo hablando de los videojuegos clásicos de PC que marcaron mis experiencias como jugador en la siguiente etapa de mi vida, la de la universidad? Pues depende del éxito que tenga esta entrada. El objetivo, en realidad, no es hablar yo de mis recuerdos, sino que vosotros cojáis el hilo a partir de lo que yo cuento para que también habléis de vuestros videojuegos clásicos de PC de esa época, en este caso los años 90. ¿Alguien más reconoce haber sido adicto al PC Fútbol 5.0? ¿Hay alguien que creyera que Britney Spears era virgen?