Aliens Colonial Marines ha desaparecido de Steam

SEGA ha eliminado de Steam Aliens: Colonial Marines y Aliens vs. Predator, posiblemente por la pérdida de derechos de publicación en 2015.

, , ,

Empezamos el año con una noticia ¿buena?. Si dependiera de la calidad del juego, sí, pero en el fondo no es una noticia grata en absoluto. Resulta que Aliens Colonial Marines ha desaparecido de Steam. Se fue. Adiós. Y junto a él, lo ha hecho Aliens vs. Predator. ¿Veis un nexo común? Aunque los juegos fueron desarrollados por diferentes estudios (Gearbox y Rebellion, respectivamente), la compañía que los publicaba era la misma, Sega, que tiene los derechos de la saga Alien por el momento, como Alien: Isolation demuestra.

aliens colonial marines

¿Por qué han desaparecido estos dos juegos pues? Ni idea. De no ser por reddit, lo más seguro es que no nos hubiéramos dado ni cuenta, pues Sega no ha hecho ningún comentario al respecto, ni se espera que lo haga. Lo más probable es que el acuerdo de distribución digital que tuviera acabara el 31 de diciembre de 2014 y que la compañía no haya decidido renovarlo.

Lo más curioso de todo este tema es que, de momento, Aliens Colonial Marines se puede seguir comprando en Amazon.com (solo territorio estadounidense) y en Green Man Gaming, donde, sin embargo, parece que sí ha desaparecido por completo Aliens vs. Predator. El resto de los juegos de la franquicia, como el Aliens vs. Predator Classic 2000 o el reciente y genial Alien: Isolation, siguen disponibles sin ninguna clase de problema ni limitación. En consolas, parece que Aliens Colonial Marines sigue plenamente disponible en sendas tiendas digitales de PS3 y Xbox 360.

Esto de eliminar juegos de las tiendas digitales es una costumbre que no va a desaparecer en breve, pues Activision ha hecho lo propio con varios juegos de Marvel (como Deadpool) tanto en Steam como en PS3 y Xbox 360. Da rabia pensar que los juegos digitales que pagamos, no siempre baratos, puedan desaparecer las tiendas e incluso de nuestras librerías si la compañía quiere, pues no compramos un producto sino un servicio que se puede rescindir.