Aprende a gestionar un planeta con Imagine Earth

Imagine Earth es un simulador cuyo objetivo reside en mantener lo mejor posible la economía de todo un planeta.

, , , ,

Es complicado definir en pocas palabras Imagine Earth, así que menos mal que su nombre es bastante claro: imagina ser la Tierra, con lo que todo eso supone: gestión de recursos limitados, desastres naturales, problemas causados por el hombre y su explotación de los recursos que tiene a su alrededor… Sumémosle una variedad de planetas para ir probando diferentes estrategias y el juego está listo. Bueno, casi.

imagine-earth-interfaz

Todo esto que comentamos se puede vivir en primera persona descargando la demo del juego que los dos creadores tienen en su web. Sí, dos personas han hecho este prototipo nada sencillo, de ahí que Martin Wahnschaffe y Jens Isensee lleven desde 2008 dándole vueltas al juego y a cómo se juega.

Los fundamentes de Imagine Earth hacen que recuerde bastante al por ahora bastante fallido Godus, como bien apuntan en Rock Paper Shotgun; pero tiene suficientes elementos diferenciadores como para pensar que este juego puede salir mejor. Por ejemplo, el empleo de recursos solo se puede llevar a cabo en momentos. Es decir, hace falta planificar la economía por si esa construcción va a dar buenos beneficios a corto, medio o largo plazo y también fijarse en las consecuencias que puede tener para el planeta.

Este es un punto fuerte y en el que parece insistir bastante Imagine Earth: la conservación de los planetas. Si abusas de ciertos materiales o si abusas de los recursos a tu alrededor, tu planeta sufrirá efecto invernadero y el mar puede reclamar esas cosechas que tanto te ha costado plantar. O peor: puedes propiciar deforestación y riadas o, si construyes en zonas peligrosas una planta nuclear o una plataforma petrolífera, puedes contaminar a tus habitantes y ponerlos en peligro.

Aunque está lo suficientemente avanzado como para tener una demo, parece que Imagine Earth necesita un último empujón para su desarrollo, y por eso sus creadores han lanzado una campaña de crowfounding. Reclaman solo 10.000 dólares, así que si te ha gustado el juego, no te cortes.