Logotipo de Crytek

Crytek atraviesa un momento muy delicado

Gracias a Kotaku nos enteramos de que en Crytek están experimentando desajustes financieros serios que obligan a retrasar los salarios, alargar las jornadas de trabajo y cancelar títulos. La secuela de Ryse ya no verá la luz y peligra el desarrollo de Homefront The Revolutiion, ahora completamente parado.

, , , , , ,

Desde Kotaku nos llegan los rumores (en inglés) de que la compañía, y en especial las oficinas centrales de Alemania y las del Reino Unido, está pasando tiempos muy difíciles. Muchos de los empleados han dejado Crytek por problemas de pagos y parece que los que quedan están de huelga en sus casas. N0 sólo eso, sino que el equipo alemán ha cancelado la secuela de Ryse que fue anunciada hace poquísimo tiempo para Xbox One.

Homefront The Revolution arte conceptual

Uno de los títulos que peligra ahora mismo es Homefront The Revolution, que fue presentado hace menos de un mes en el E3.

Las últimas informaciones apuntan a que en el Reino Unido, donde Crytek UK está desarrollando por encargo de Deep Silver la secuela de uno de los juegos que adquirió de la difunta THQ: Homefront The Revolution, la huelga es total y muchos de los empleados están deseando que llegue Deep Silver y los compre para proteger su inversión en el desarrollo del juego. Es curioso que el desarrollo del anterior Homefront también fuera, leyenda urbana o no, lo que llevó a la bancarrota de THQ.

Crytek siempre ha tenido un halo de empresa dura donde se trabajan larguísimas jornadas con un aire de pioneros del salvaje Oeste o duros del desierto australiano a lo Cocodrilo Dundee. En 2004, durante el desarrollo de Far Cry, la policía alemana registró la sede de Crytek buscando software ilegal, en particular programas de diseño 3D (cuyo coste de licencias habitualmente hace palidecer a cualquier otro programa), pero no encontró nada. Las acusaciones provenían de un antiguo becario, aparentemente resentido con la empresa. Parece que tanto empleados como exempleados son parcos en palabras de alabanza para la desarrolladora fundada por los hermanos Yerli (el enlace, en inglés, redirige a la web de análisis de la calidad del trabajo en empresas Glassdoor). Desde 2010, cada cierto tiempo surgen noticias que parecen indicar que una expansión demasiado agresiva, la creación del juego de acción online Warface –que no está funcionando demasiado bien– y el esfuerzo de mantener y desarrollar el CryEngine están afectando muy gravemente a la empresa y tras la quiebra de THQ, ya sabemos que ni los peces grandes están a salvo mucho menos una compañía cuyos últimos juegos (Crysis 3, Ryse) han sido desdeñados por los críticos como meras “demos técnicas”.

Desde aquí esperamos que superen el trance y que continúen empujando los límites de lo que se puede hacer con un PC, a ser posible con un reluciente Homefront The Revolution de la mano de Crytek UK.