Final Fantasy XIV A Realm Reborn alcanza el millón de registros para la beta.

El éxito de Final Fantasy XIV A Realm Reborn obliga a dejar de venderlo… por el momento

El éxito de ventas y la cantidad de accesos anticipados a Final Fantasy A Realm Reborn han obligado a Square-Enix a dejar de venderlo… por el momento.

, ,

Parece que Final Fantasy XIV A Realm Reborn ha tenido un comienzo de ensueño pero hay que tener cuidado, no sea que el éxito acabe por convertirlo en pesadilla. Y es que tal ha sido la afluencia de jugadores a sus servidores que ya no tienen capacidad para albergar a nadie más. Mirad.

final_fantasy_xiv_a_realm_reborn_01

Resulta que las alarmas empezaron a encenderse el pasado fin de semana, cuando comenzó el acceso anticipado de todos los que habían precomprado Final Fantasy XIV A Realm Reborn y en algunos momentos, muchos jugadores llegaron a encontrarse con el mensaje de “el mundo está lleno. Espera a que se produzca un hueco para entrar“. Esto ocurrió en los 17 servidores que dan servicio tanto a usuarios americanos como europeos. Pero la gota que colmó el vaso se produjo durante el día de ayer, 27 de agosto, cuando el juego se puso a la venta y los miles de jugadores que compraron el MMORPG intentaron conectarse.

Square-Enix, rápidamente, tuvo que tomar cartas en el asunto restringiendo la cantidad de personajes que podían crearse en sus servidores y, sobre todo, deteniendo la venta del juego hasta que tenga capacidad para albergar a más jugadores. Mirad la nota que hay publicada de hoy en la web oficial del juego:

Final Fantasy XIV A Realm Reborn deja de venderse... por el momento.

Aunque bien es cierto que nunca se sabe la acogida de un juego el día de su lanzamiento, o antes, algunas señales sí que había en el horizonte de que algo así podría ocurrir. Y es que Square-Enix no es la primera que tiene problemas de este tipo. Blizzard, en 2004 ya tuvo que dejar de vender World of Warcraft cuando liquidó en tres semanas las 750.000 unidades que tenía previsto vender durante el primer año de vida del juego. Eso le obligó a cerrar el grifo e ir abriéndolo de 300.000 en 300.000 jugadores con cada nueva tanda de servidores que instalaba.