El nuevo FPS de John Romero se llamará Blackroom

Blackroom es el nuevo FPS de John Romero y Adrian Carmack, nombres que deberían sonarte por su papel trascendental en la creación de id y de Doom.

, , ,

John romero y Adrian Carmack (que no es familiar de John Carmark, curiosamente) han anunciado su nuevo first person shooter. Se llama Blackroom, se está intentando financiar por Kickstarter (con unas cuotas ridículas que dudo que consigan) y apenas se han desvelado unos cuantos detalles sobre él, pero merece la pena hablarlo.

blackroom 2

De momento, es difícil saber de qué trata exactamente el nuevo FPS de John Romero, pero lo poco que han contado, suena interesante.

Como cofundadores de id, por supuesto que Romero y Carmack iban a decir que Blackroom es un regreso a los FPS de los 90, con una acción “visceral, variada y violenta” que mezcla “exploración, velocidad y combate armado intenso”. Por supuesto, habrá strafing, rocketjumping y pasadizos secretos con armas, armaduras y vete tú a saber qué más. Básicamente, todo lo que tenían Doom y Quake, llevado a un juego de hoy en día por dos de los creadores del susodicho. Y para PC y Mac en invierno de 2018, dicen.

No parece que vaya a tener una temática satánica, así que en ese sentido, sí se distancia de Doom y Quake. De hecho, parece más cerca de Mass Effect por las imágenes conceptuales y por mezclar una tecnología holográfica que se va de las manos de la compañía creadora y genera problemas que se resuelven a tiros.

Habrá una campaña de unas 10 horas, según previsiones, pero también habrá un multijugador, sobre el cúal aún tienen que dar información y detalles de peso; pero lo más interesante hasta el momento bajo mi punto de vista es que durante la historia se podrá ‘hackear’ la unidad holográfica para poder hacer ‘trucos’ mientras jugamos. Me apetece ver cómo integran el no clipping o cosas así en un juego donde estamos dentro de una ilusión pegando tiros, la verdad, pero también os digo: esta gente lleva muchos años sin hacer un juego como dios manda: no me da mucha confianza.