Final Fantasy XIV A Realm Reborn ya está a la venta.

Final Fantasy XIV A Realm Reborn ya está a la venta (vídeo)

Ya está entre nosotros el nuevo MMORPG basado en la mítica serie RPG de Square-Enix: Final Fantasy XIV A Realm Reborn.

, ,

Desde hoy mismo ya tenéis a la venta Final Fantasy XIV A Realm Reborn, la nueva entrega de una de las sagas más míticas de la historia de los videojuegos y que viene a intentar hacernos olvidar el pequeño fiasco del MMORPG que salió a la venta en 2010.

El nuevo MMORPG de Square-Enix que viene a hacernos olvidar el viejo FF XIV.

El nuevo MMORPG de Square-Enix que viene a hacernos olvidar el viejo FF XIV.

La historia de su desarrollo tiene su miga y es que por si no lo recordáis, Final Fantasy XIV A Realm Reborn nace como intento de Square-Enix por ‘desfacer’ los desaguisados del primer Final Fantasy XIV que apareció (según la comunidad que fue un clamor) con muchos fallos y errores de concepto en el juego. A partir de ahí, la compañía japonesa tuvo que enfrentarse a una dura decisión: o rehacer todo lo que estaba mal con el elevadísimo coste que eso suponía, o empezar casi de cero para lanzar otro título de la saga.

Y de esa segunda opción nace hoy este A Realm Reborn en el que tienen puestas muchas esperanzas los fans de la saga, que buscan una experiencia Final Fantasy en formato MMO de verdad.

Este juego, que tenéis ya a la venta, sale tanto para PC como en PS3 y nos invita a sumergirnos en el reino de Eorzea disfrutando de los elementos que han hecho de esta franquicia una de las de mayor éxito de la historia: más de 100 millones de copias vendidas en todo el mundo y subiendo. Así que ya sabes, entra en el juego, crea tus grupos, monta a los siempre divertidos Chocobos y viaja por los lugares más recurrentes de la serie, como los barcos voladores.

Para celebrar este lanzamiento, Square-Enix ha publicado un tráiler que gustará a los que quieren empaparse de la mitología Final Fantasy antes de loguearse en el nuevo MMORPG. Son casi 4 minutos de acción típica de la serie. Y eso siempre es algo bueno. ¿No os parece?