Edge Of Nowhere

John Carmack afirma que Oculus Rift es como “adoptar una religión”

Oculus Rift promete cambiar drásticamente nuestra forma de jugar a videojuegos, John Carmack va más allá y piensa que es una experiencia cercana a lo divino, aún nos quedan unos meses para poder comprobarlo

, ,

No hay duda de que uno de los accesorios más esperados por todos durante 2015 será Oculus Rift, un dispositivo de realidad virtual que llega con la intención de ofrecer de una vez por todas una verdadera experiencia virtual totalmente inmersiva. Uno de sus máximos defensores, que no en vano es también uno de los nombres detrás de este aparato, es el legendario John Carmack, que ha descrito el Oculus Rift como un producto comparable a las sensaciones de adoptar una nueva religión, salvando las diferencias.

Oculus Rift

En una entrevista con Fortune, Carmack ha dicho al comparar el Oculus con anteriores aparatos de realidad virtual “Oculus Rift se ha popularizando empezando por un nuevo enfoque utilizando pantallas con tecnología de teléfonos móviles, un campo de visión panorámico y un sensor de súper baja latencia. No es una mierda de aparato que no funciona y hace que todo el mundo enferme” a lo que añadió que “Cuando experimentas la tecnología de Oculus Rift, es como adoptar una nueva religión, las personas que lo prueban se convierten en creyentes

Oculus Rift es ideal para los simuladores

Mucho se ha hablado de la idoneidad de Oculus Rift para determinados géneros de juegos, la opinión más extendida es que será un dispositivo ideal para jugar a simuladores de coches o aéreos, por poner un ejemplo, Carmack ha hablado también acerca de este tema en la misma dirección “Las experiencias más confortables con la realidad virtual deben ser sentados en la cabina de un coche o avión, quien diverja de esto debe ser bajo su propia responsabilidad” a lo que añadió que “Los mejores juegos son los simuladores espaciales y de conducción, ya que son experiencias en las que básicamente estás sentado frente a la mesa sin nada ocurriendo delante de ti“. Tienen cierta lógica las palabras de Carmack, porque sabemos que cuanto más movimientos bruscos, más riesgo corremos de terminar mareados con Oculus Rift.