piratería de Oculus Rift

La piratería de Oculus Rift es un problema

Aunque la nueva actualización de Oculus Rift está pensada para combatir la piratería, el parche ha hecho las cosas todavía peores.

,

Una actualización de DRM ha hecho que la piratería de Oculus Rift sea todavía más fácil de lo que ya era en un primer momento. Irónicamente, el objetivo de este parche para mejorar la protección DRM del dispositivo de realidad virtual ha tenido el efecto contrario y seguramente le cueste la cabecera a más de un empleado de Oculus porque, además de jugar gratis, la gente puede ejecutar exclusivos de su plataforma en el dispositivo de su competidor más directo, HTC Vive. Ooops.

Oculus Rift

La piratería de Oculus Rift es un problema no solo porque permite jugar sin pagar, sino porque también permite hacerlo en el dispositivo de la competencia.

La actualización 1.4 de Oculus Rift, tal y como se estaba promocionando, tenía como principal objetivo acabar con Revive, un hack que permitía ejecutar los juegos de Oculus Rift en dispositivos OpenVR, entre los que se encuentra HTC Vive, como decíamos. La última versión de este hack ha sobrepasado la nueva seguridad incluida en el último parche: a la hora de comprobar que el dispositivo en uso es un Oculus Rift y no otra cosa, el hack simplemente dice ‘sí, buana’ y todo funciona con normalidad.

La piratería de Oculus Rift es una realidad, a ratos

Y para colmo, al menos antes era necesario haber comprado el juego en la plataforma de Oculus para jugarlo con Revive, pero es que ahora ya no hace ni falta eso, por lo que el problemón que tiene por delante la compañía es inmenso. Esto es algo que los desarrolladores del hack, LibreVR, no soportan y que no están explicando cómo hacer, pero la gente es más lista que el hambre y se ha buscado métodos para hacerlo sin ellos.

Cualquier persona decente piensa que la piratería es ilegítima y que no debe apoyarse, por eso es una lástima que pueda irse al traste un proyecto tan interesante como Revive, que lucha contra las exclusivas pelín ridículas y permite que más gente juegue y pague por ello.