La NASA prueba Oculus Rift

La NASA experimenta con Oculus Rift para manejar robots

La NASA ha lanzado un vídeo en el que se ve cómo experimentan con Oculus Rift y Kinect para el control virtual de un brazo robótico. El futuro está en casa.

, , ,

Tenemos las herramientas del futuro en casa –o casi– y ni nos hemos enterado. Pero en la NASA han visto un nuevo potencial en Oculus Rift: el manejo de robots, gracias a la combinación con el flamante nuevo Kinect de Xbox One. Un tráiler de lo más ilustrativo lo demuestra.

NASA Oculus Rift

El JPL está experimentando con el uso de Oculus Rift y Kinect para manejar brazos robóticos.

Si Oculus Rift fue una de las estrellas de la pasada Madrid Games Week y cada día suma nuevos adeptos a su interesante propuesta, que un dispositivo pensado para juegos –inicialmente– como éste esté convenciendo también a la NASA ya son palabras mayores.

El JPL –Jet Propulsion Laboratory– es uno de los centros de investigación más afamados y respetados que trabaja con la NASA, y su dilatada historia incluye hitos como la misión Galileo y los Rovers de Marte, pero ahora han dejado patidifuso al personal con el vídeo que lleva unos días rondando por Youtube en el que muestran como experimentan con Oculus Rift y Kinect para manejar un brazo robótico.

El primer dispositivo se utiliza para visualizar en primera persona la acción a desarrollar, en un entorno virtual muy simplificado, así como para seguimiento del movimiento de la cabeza, mientras que Kinect se usa como herramienta de control gestual. Con ambos aparatos juntos, los científicos de la NASA manipulan de manera virtual, a distancia, objetos físicos con ayuda de un brazo robot.  La aplicación más inmediata que se puede inferir es la del uso de robots en misiones espaciales a gran distancia –o, al menos, para reparaciones espaciales en la ISS, por ejemplo, sin necesidad de salir al exterior.

Aunque tampoco nos extrañaría que de vez en cuando aprovecharan para echarse unas partiditas a cualquier juego de acción en primera persona, entre prueba y prueba de tanto brazo robótico. Que también son humanos, qué caray. Y seguro que también habrá algún manitas que será capaz de construirse algo así en casa cuando Oculus esté disponible. La verdad es que mola mucho.