Steam in-home Streaming ya está disponible en beta abierta

Steam in-home streaming permite emitir de un ordenador sobremesa a otro menos potente una partida en Ultra de Crusis 3 sin demasiados problemas.

, ,

Steam in-home streaming, que aún no sabemos cómo se dice en español, es una opción para hacer streaming entre dispositivos bajo una misma red wi-fi que Valve ha estado probando en su plataforma de juegos durante los tres últimos meses en beta cerrada. A partir de hoy, estará disponible para todos los usuarios de Steam y trae alguna mejora de rendimiento y de estabilidad. Adelante con ello.

steaminhomestreaming

Lo primero a tener en cuenta con este servicio es que está en beta, es decir, puede no funcionar bien, puede dar fallos, puede no ir en uno de tus ordenadores. Así que paciencia. Lo segundo a tener en cuenta: necesitas una buena red wifi, a ser posible, tener los ordenadores conectados por ethernet para que no haya pérdida de paquetes de datos. Es mucho pedir, sí, pero si tienes un portátil en el salón al lado del router y un sobremesa en tu cuarto, quizá puedas jugar a Crysis 3 a tope tirado en el sofá.

Las últimas mejoras añadidas con la actualización que ha hecho pública la beta mejoran la sincronía de gráficos D3D y OpenGL, introducen mejoras de refresco y de framerate y, esto es importante, tiene un mejor sistema de calidad para elegir, es decir, se puede sacrificar algo de fidelidad a cambio de mayor estabilidad de la transmisión si se necesita.

Se trata sin duda de una gran característica para Steam, sobre todo para SteamOS y las Steamboxes, pues una tecnología suficientemente fiel y potente podría permitir instalar en el salón cajitas conectadas a la red que muestren en tu tele lo que tu ordenador está ejecutando a todo trapo.

Para probar esta beta, solo hay que cambiar la configuración de Steam y solicitar acceso a betas, algo que se hace desde el menú “Parámetros”, en la pestaña de “Cuenta”. Una vez hecho esto, Steam se reiniciará y actualizará y tú tendrás un par de nuevas pestañas en el susodicho menú de parámetros para configurar ahí qué dispositivos se conectan a tu sobremesa para jugar en streaming. No es tan complicado como suena, de veras, y funciona sorprendentemente bien.