20/04/2024
Free2play es una denominación engañosa, según la Comisión Europea, ya que los juegos que se presentan bajo esta etiqueta en realidad suelen implicar pagos.

La Comisión Europea quiere regular el ámbito de los videojuegos free2play, tal y como se desprende de una nota de prensa de esta institución. El problema, dicen en Bruselas, es que hay muchos videojuegos que se autodenominan free2play, o sea, gratuitos, cuando en realidad suelen implicar costes para el usuario a través de micropagos. Para remediarlo, se celebrarán en lo sucesivo reuniones con representantes de algunas de las empresas más importantes del sector.

Free2play: una denominación engañosa según la UE
DOTA 2 fue uno de los lanzamientos más grandes del año pasado, y su modelo de explotación es free2play con micropagos. Veremos cómo puede afectar la regulación a este tipo de juegos.

Free2play, a debate en Europa

Estamos ante una noticia importante, y no sólo en lo que a videojuegos de smartphones se refiere, sino también de PC, una plataforma ésta en la que el modelo de explotación de free2play con micropagos se está imponiendo en los últimos años, y se aplica cada vez más a grandes lanzamientos de juegos online. Un par de ejemplos: Warface y DOTA 2. Sumemos a la lista también los muchísimos títulos que empezaron con el modelo de suscripciones y han terminado pasándose a, por lo menos, un sistema mixto con posibilidad de jugar gratis hasta ciertos niveles: Star Wars The Old Republic, World of Warcraft y Age of Conan son tres ejemplos significativos.

Los cuatro puntos de debate que la Comisión Europea quiere discutir con los representantes de la industria sobre los free2play son los siguientes:

  • Los juegos presentados como «gratuitos» no deben inducir a error a los consumidores acerca del verdadero coste que conllevan.
  • Los juegos no deben incitar directamente a los niños a que compren elementos de un juego o persuadan a un adulto para que se los compre.
  • Los consumidores deben estar adecuadamente informados sobre las modalidades de pago y las compras no deben cobrarse automáticamente por defecto sin el consentimiento expreso del usuario.
  • Los comerciantes deben facilitar una dirección de correo electrónico para que los consumidores puedan contactarlos en caso de preguntas o quejas.

El punto que dice que no se debe «persuadir a un adulto para que compre elementos de un juego» puede suponer un cambio radical. ¿Qué entendemos por «persuadir»? ¿Significa esto que dejarán de ofrecernos objetos de pago continuamente los free2play? Y si es así, ¿hasta qué punto podría perjudicar eso a los ingresos de las empresas del sector? ¿Podría potenciar una vuelta atrás al modelo de suscripciones? Algo de regulación hace falta, pero esperemos que no se pasen y no asfixien el modelo de explotación free2play.