25/02/2024
GameSpy cerrará el 31 de mayo, dejando sin online a varios juegos de la saga Battlefield, a lo que EA ha respondido que está trabajando en una solución.

Como ya informamos hace unos días, GameSpy, el popular servicio de juego online, cerrará sus puertas el próximo 31 de mayo. Este anuncio hizo surgir preguntas sobre el futuro de ciertos juegos que utilizan este servicio, entre ellos muchos de la saga Battlefield. Pues bien, EA ha anunciado a través de su cuenta oficial de Twitter de Origin que están trabajando en una solución para que la serie Battlefield siga teniendo servicio online tras el cierre de GameSpy. Una buena noticia.

GameSpy cierra, pero EA salvará a Battlefield
Esto es lo que ha dicho EA en respuesta a la pregunta de un usuario de Twitter sobre el futuro de varios juegos de la saga Battlefield. El 31 de mayo está cerca, así que EA debe darse prisa.

GameSpy cierra, pero EA salvará a Battlefield

EA hizo este anuncio en respuesta a la pregunta de un aficionado que citaba en concreto Battlefield 2, Battlefield Bad Company 2 y Battlefield 2142. Estos son, de entrada, los juegos sobre los que EA ha prometido una solución. Desgraciadamente hay muchos otros que todavía siguen en el aire. Es de esperar que sus compañías propietarias vayan anunciando soluciones poco a poco, tal y como sucedió tras el anuncio de cierre de Games for Windows Live. En Reddit hay una lista muy completa y actualizada de los juegos afectados por el cese de actividad de GameSpy, con enlaces a los anuncios de las compañías en reacción al suceso.

La situación de absoluta inseguridad e indefensión en la que nos encontramos los consumidores ante este tipo de avisos de cierre es un asunto que discutíamos hace poco en uno de nuestros blogs, y vosotros os volcasteis batiendo récords de participación en una entrada, señal inequívoca de que es un tema que os preocupa tanto como a nosotros, que, no lo olvidéis, también somos consumidores y hemos invertido grandes cantidades de dinero en reunir nuestras colecciones personales de videojuegos. ¿Sería mucho pedir que nuestros políticos nos protejan?