23/05/2024
The Lost Crowns, pase de temporada para Dark Souls II

The Lost Crowns, pase de temporada para Dark Souls II

Dark Souls II Scholar of the First Sin está aplicando softbans a muchos de sus jugadores, y parece que usar mods y jugar online es el motivo, aunque no está 100% confirmado

Aunque no hemos hablado mucho de Dark Souls II Scholar of the First Sin, que es algo así como la versión completa y mejorada de Dark Souls II, lo hemos estado jugando bastante porque Bloodborne no va a llegar nunca a PC y algo tiene que quitarnos el mono. Sin embargo, no todo son buenas noticias en torno a él, pues parece que Bandai Namco está aplicando softbans a algunos jugadores que han instalado mods para jugar, algo que muchos hicieron con Dark Souls II para mejorar sus gráficos, por ejemplo.

Dark_Souls_II_clases_3
Dark Souls II Scholar of the First Sin mejora el original en muchos aspectos, aunque hacer mods se ha vuelto más complejo por su salto a DirectX 11.

Estos softbans no te impiden jugar al juego, tranquilos, pero te hacen la puñeta de una forma muy específica. Al identificarte como un jugador tramposo, Dark Souls II se manda a una especie de limbo de jugadores tramposos donde solo puedes jugar con estos infractores. Si eres un idiota que ha modificado sus armas o su equipamiento para fastidiar a los demás, obviamente te mereces esto y cosas mucho peores, pero si simplemente has usado un mod gráfico, el castigo es injusto.

Bandai Namco ha asegurado que estos softbans solo se están aplicando a jugadores que han infringido las condiciones de uso del juego, pero muchos usuarios aseguran que se les ha aplicado esta medida por cambios que no rompen la jugabilidad del juego, como el popular DS2Fix que soluciona el horrible bug de la durabilidad de las armas. El creador de este mod asegura que es imposible que su producto genere bans a menos que cualquier inyección de código lo haga, algo que entonces dependería más de Bandai Namco que de la comunidad de modders.

Sea como fuere, cuidado con instalar mods en juegos que no tienen reconocida la compatibilidad con ellos, pues siempre existe este riesgo.