27/05/2024
Paradigm, aventura clásica
Paradigm es una aventura indie de estilo clásico que además de cierta estética y jugabilidad, retoma el sentido del humor de juegos como los de LucasArts.

No es, desde luego, el Tentáculo Morado –ni siquiera Verde–, pero el protagonista de Paradigm tiene unas cuantas cosas en común con los de algunas de las aventuras clásicas de LucasArts: su presencia en juegos del género, su sentido del humor y su fealdad. Y es que el ser un experimento fallido en mutación genética es lo que tiene. Y lo de ser el protagonista más feo de la historia de los videojuegos no lo decimos nosotros, sino su creador.

Paradigm recupera el humor de los clásicos de LucasArts
Paradigm recupera el humor de los clásicos de la aventura gráfica de LucasArts.

Paradigm es uno de esos proyectos que los más veteranos sabrán apreciar: mucho humor –fino y socarrón–, un sentido artístico sobresaliente, un estilo y jugabilidad dignos de los grandes clásicos de la aventura de los años 90, personajes surrealistas y carismáticos, y un heredero total del modo de hacer de LucasArts cuando era LucasArts. Las influencias de títulos como Day of the Tentacle no sólo son evidentes, sino reconocidas, y en más de una ocasión Jacob Janerka, el creador de Paradigm, lo deja entrever en algunas imágenes de su juego.

Paradigm está en estos momentos en plena campaña de Kickstarter, así como en Steam Greenlight, y está funcionando como un tiro. Apenas lleva un par de días y ha recaudado casi la mitad de los 14000 dólares australianos que necesita, aunque su autor –sí, es una obra personal, excepto en la genial música, que cuenta con un compositor externo, Jonas Kjellberg– estaría dispuesto a dedicarse por completo al proyecto –ahora sólo trabaja a ratos perdidos– si lograse algo más del doble del mínimo objetivo fijado.

La historia de Paradigm es la del personaje mutante que da nombre al juego. Es el año 2026 y Paradigm es el resultado de un experimento de DUPA Genetics que se ha ido a la porra, y que, para evitar la mala prensa de la compañía si saliese a la luz el resultado de este fallido intento, arroja a su criatura a una ciudad abandonada post Soviética, en la que ha de buscarse la vida. De forma accidental, Paradigm –cuya carrera soñada era ser compositor de música electrónica y editar un disco– acabará convirtiéndose en el único posible salvador del mundo de los maléficos planes de Olof, un malvado perezoso –sí, un oso perezoso–, mientras se encuentra con personajes surrealistas como un cadete espacial cuarentón o un superhéroe psicópata.

El estilo y jugabilidad de Paradigm se basa en la combinación de cuatro comandos básicos con distintos verbos y acciones, al más clásico modo aventurero, y puedes comprobarlo por ti mismo jugando con la demo que Janerka ha preparado. Pesa algo más de 200 MB y estamos seguros de que te va a sorprender por su humor y su estilo. Eso sí, está en inglés, como podrás imaginar. El juego tiene previsto su lanzamiento, si todo va bien, para mediados de 2015.