16/07/2024
De momento, SteamOS ha demostrado que no ejecuta los juegos tan bien como Windows 10, algo que no sorprende, pero que merece la pena recordar.

Creo que todos tenemos ganitas de que SteamOS sea grande y de que sea una alternativa viable a Windows y sus librerías DirectX, que pese a avanzar año tras año, siguen limitando bastante ciertos aspectos del desarrollo de videojuegos. Sin embargo, parece que la primera oleada de productos de Valve deja mucho que desear, y no hablamos solo de los descontentos con el Steam Controller, sino también de sus ordenadores con su sistema operativo propio, pues parecen tener peor rendimiento que cuando funcionan con Windows 10

Steam
Los ordenadores con SteamOS y Windows 10 presentan de momento un mejor rendimiento a la hora de ejecutar videojuegos con el SO de Microsoft.

Elanálisis realizado por ArsTechnica no deja lugar a dudas: el mismo ordenador, con los dos sistemas operativos, SteamOS y Windows 10, y unas gráficas muy claritas que evidencian que el rendimiento de este último siempre era superior, ya fuera por la mínima o por un amplísimo margen. Además, cuanto más se exigía al juego, mayor era la brecha, ya fuera por calidad o por resolución o por tasa de frames.

Los juegos probados son bastante conocidos. Destaco La Tierra Media Sombras de Mordor o Metro Last Light, por aquello de que exigen ordenadores potentes de narices para ciertas cosas. Es curioso que ni los propios juegos de Valve se libran de esto. Portal, Left 2 Dead, DOTA 2 y Team Fortress 2 no destacan por su rendimiento de Steam OS y van mejor en Windows 10, aunque la diferencia en muchos casos era más estrecha.

¿De dónde viene este problema? Evidentemente, que SteamOS use OpenGL tiene la culpa de este asunto. Al no usar las librerías gráficas de Windows, DirectX, para las que se programaron originalmente todos los videojuegos, el paso a otra tecnología hace que estos se resientan. Con un poquito de suerte, en un futuro esto cambiará, pero de momento, hay que pensárselo bien antes de apostar por SteamOS.