The Elder Scrolls Online

The Elder Scrolls Online. Primeras impresiones

Hemos jugado a The Elder Scrolls Online en el Gamer’s Day de Bethesda y te contamos nuestras impresiones: un MMO sólido y lleno de posiblidades en Tamriel.

, ,

Mejor con amigos

Pero estamos ante un juego que lleva en su nombre la coletilla “Online”, ¿cierto? Así que, ¿qué hay de la acción en grupo? Aunque muchas de las quests de The Elder Scrolls Online serán individuales puedes llevarlas a cabo con uno o más amigos.

Crear un grupo es de lo más sencillo. Un pequeño interfaz en forma de rueda te permitirá invitar a tu grupo al personaje que tengas delante o agregarlo, directamente. O si no lo tienes delante, como en muchos MMO, podrás buscarlo y lanzar la invitación correspondiente. Los típicos comandos de charla, “whisper” y demás también estarán presentes en The Elder Scrolls Online, como es de esperar.

El combate en grupo –que no las quests en grupo, que son otra historia– no precisa una coordinación especial. Ya te decimos, podéis estar todos a la vez desarrollando la misma quest de forma individual, ayudándoos unos a otros. Eso sí, es conveniente que a la hora del saqueo se defina el resultado del mismo: para todos o para el primero que se dedique a ello. Se puede fijar el estilo de saqueo con un par de clics por el jefe del grupo, así que no habrá ninguna discusión entre los miembros del grupo si no se quiere.

The Elder Scrolls Online

El combate en grupo en The Elder Scrolls Online está lleno de posibilidades.

La variedad de las quests que pudimos ver fue interesante, pues aun siendo sencillas daban una idea de las posibilidades del juego: recogida de objetos, rescate de aldeanos en peligro, protección de plantas mágicas… ¡hasta de bombero nos tocó hacer apagando fuegos! Lo mejor es que no todas estas quests han de ser asignadas por un PNJ. Como comenta Matt Firor en la entrevista, algunas de ellas, como en Oblivion o Skyrim, simplemente saltan cuando estás explorando el mapa. Puedes llevarlas y cabo y obtener una recompensa directa, sin más.

Han pasado los 40 minutos de juego de que disponíamos para probar esta versión y apenas nos ha dado tiempo a ver una mínima parte de lo que se esconde en Daggerfall. Hemos visto el palacio, los muelles, barcos, tabernas y calles de la ciudad. Hemos hablado con sus habitantes, combatido contra los conspiradores y usado unas cuantas habilidades especiales. Hemos ayudado a amigos en los combates y en otras nos hemos lanzado a la aventura en solitario. Como si estuvieras en Skyrim o en Oblivion.

Lo mejor, es que The Elder Scrolls Online respira toda la esencia de la serie. Gráficamente está muy cuidado y, por supuesto, aunque todavía debe pulir muchos detalles y completar su desarrollo, nuestra impresión es que Zenimax Online Studios está haciendo un buen trabajo, en contra de las muchas críticas que se habían vertido sobre versiones precedentes mostrada en eventos y ferias. Quizá es que entonces fue demasiado pronto para enseñarlo, pero por lo que hemos visto y jugado, nos da que, salvo sorpresa, tenemos un estupendo MMO de rol y acción en ciernes. Y, además, en el mundo de Tamriel. ¿Qué más se puede pedir?