25/02/2024
Resident Evil remasterizado
La remasterización HD del Resident Evil original despierta las dudas sobre la oportunidad de la puesta al día técnica de clásicos o es preferible un remake.

No sé si es por falta de ideas, por una estrategia que allana el camino de cara a nuevos títulos para sorprendernos en el futuro o porque sí, porque mola y ya está, que Capcom decidió en su momento hacerle un lavado de cara a la saga Resident Evil y devolvernos algunos clásicos imperecederos en versión remasterizada. Pero, ¿por qué algunas de estas versiones son auténticas joyas y otras parecen haber sido hechas con desgana o haberse lanzado sin testear?

Resident Evil HD remasterizado. ¡Mola!
La versión remasterizada del Resident Evil original me sigue pareciendo obra maestra, y además puesta al día técnicamente de manera brillante, casi 20 años después. ¡Qué tiempos!

A veces, echar la vista atrás es un buen ejercicio para comprobar la evolución de determinados géneros. Y cuando en ocasiones las compañías te lo ponen a tiro con nuevas versiones de algunos de sus clásicos no sólo es posible comprobar esa evolución, sino que uno siente un tirón en sus tripas a medio camino entre la nostalgia y la confirmación de que las obras maestras lo siguen siendo pase el tiempo que pase. Toda esta parrafada viene a cuento de que, como decía, estoy jugando la versión HD Remaster de Resident Evil y no sólo sigue siendo tan buena como hace casi 20 años, sino que le da una patada en el culo a muchas entregas posteriores de la saga, incluyendo también algunas remasterizaciones.

Esto, evidentemente, no es más que una opinión personal, pero el fail que para mí fue la remasterización de Resident Evil 4 en PC -y eso que es uno de mis juegos favoritos de GameCube de de siempre, junto a otros como Luigi’s Mansion, Eternal Darkness y más- contrasta con la impecable producción de esta puesta al día técnica del original. Es cierto que distintos parches han arreglado parte de los problemas con que apareció esa nueva versión de RE4, pero algo falló en el lanzamiento. Y sigo sin entender qué fue.

Resdient Evil 4 remasterizado. No mola tanto.
La remasterización de Resident Evil 4 no estuvo muy lograda, y eso que el juego es una maravilla.

Ha pasado tiempo, y esta remasterización de Resident Evil sigue teniendo los mismos problemas que el original. Es una remasterización, así que eso implica que las mejoras técnicas no varían un ápice el diseño original de la jugabilidad. Algunas cámaras siguen volviéndote loco y cambiando la perspectiva en el peor momento posible, y otros detalles parecen estar creados para frustrar al jugador más que para incentivarlo. ¿O no? Lo de las cámaras creo que fue y sigue siendo el gran problema de diseño de Resident Evil, pero en lo demás está claro que lo que parecen limitaciones ni lo eran antes ni lo son ahora.

Resident Evil está concebido, a diferencia de Alone in the Dark, el abuelo de los survival, como un gran puzle. No exige tanto combate, no es tan agobiante en determinados momentos -pero tiene algunos dignos de pasar a la historia-, pero es exigente al máximo en la planificación de cada paso, y obliga a jugarlo más de una vez para sacarle todo el jugo y tener una perspectiva global. El límite del inventario, por ejemplo, es indispensable para el diseño del juego. Como la limitación de recursos y el equilibrio que tiene este hecho con el propio diseño de los escenarios y las pautas de recorrido de los mismos. Es un ejercicio magistral de planificación milimétrica del desarrollo de la acción.

Los problemas de la remasterización de Resident Evil 4 eran técnicos. Pero arruinaban la jugabilidad. En la de Resident Evil no ocurre eso, ni por asomo. Pero esos diseños originales, ¿son siempre válidos? Que esta versión remasterizada de Resident Evil parezca confirmar esta hipótesis no quiere decir, desde mi punto de vista, que siempre funcione. A Resident Evil 4 –y que me perdonen o fusilen los puristas– lo que le habría venido bien habría sido un remake, que no tiene nada que ver.

Resident Evil Revelations 2. Una nueva era
¿Será Resident Evil Revelations 2 el inicio de algo grande tras tanta remasterización de los títulos clásicos?

Pero claro, cuando el mismo Mikami ya te hace algo así con The Evil Within, que pese a sus fallos de diseño –¿o no lo son y es algo intencionado?– me sigue pareciendo un juegazo, ¿con qué puede responder Capcom? Remasterizaciones, por supuesto. Hace cosa de un mes discutía precisamente de esto con un amigo de Hobby Consolas. ¿Por qué Mikami ha hecho lo que ha hecho en The Evil Within? ¿Por qué algunos niveles tienen un diseño magistral y otros parecen estar hechos para ciscarse en la madre de todos los miembros de Tango Gameworks? ¿Son fallos de diseño o están diseñados ex profeso para volver a antiguos conceptos? ¿Tienen sentido en un juego como ese? El aparente –no tanto, a veces– desequilibrio de The Evil Within sí es uno de sus lastres, más allá de problemas técnicos –que también tiene–, pero es una evolución en el concepto original de Resident Evil, que ha sabido adaptarse mejor a los tiempos que las últimas entregas de la saga de Capcom. Veremos qué pasa con Resident Evil Revelations 2 y sus diseños variables de acción en función del personaje.

Los estudios tendrían que plantearse, cuando piensan hacer una puesta al día de un clásico, qué es lo mejor. ¿Es preferible un remake como XCOM que una remasterización del X-COM original? ¿Es preferible un remake de Alone in the Dark -el de 2008, por ejemplo- que una posible remasterización del original de 1992? ¿Es preferible un nuevo Baldur’s Gate que una remasterización HD del original? Evidentemente, no hay una respuesta única. Depende del resultado. Pero lo que no hay por dónde agarrar es que una obra maestra se lance remasterizada y se pifie. En esos casos siempre preferiré un remake. Al menos, si sale hecho una piltrafa siempre tendrán la excusa de que querían aportar un punto de vista diferente. ¿Tú qué prefieres?