19/05/2024
Windows 8
Windows 8 está aquí y muchos jugadores aún no tenemos claro si merece la pena actualizarse. Te contamos lo que necesitas para exprimirlo a tope para jugar.

Preserva tus datos y programas

Desde el propio Asistente de Instalación puedes comprar, descargar e instalar Windows. También puedes comprar la versión DVD en cualquier tienda. Según la CPU que tengas, deberás instalar la versión de 32 o 64 bit. Vienen las dos juntas.

Antes de iniciar el proceso es conveniente hacer una copia de seguridad de tus datos personales, incluso aunque la instalación los conserve. Especialmente las direcciones de contacto, correos, webs favoritas, documentos personales y partidas de juegos. Utiliza un programa de backup, hay muchos gratuitos como Cobian Backup o Redo Backup en Softonic.

 

Instalación de Windows 8
Puedes elegir los datos a conservar durante la instalación de Windows 8

 

No obstante, Windows 8 conservará todos o parte de la configuración y programas de tu viejo sistema, según el que tengas:

Windows XP: Sólo se conservan los datos del perfil de usuario.

Windows Vista: Datos del perfil, preferencias y configuraciones de Windows.

Windows 7: Datos del perfil, preferencias, configuraciones y programas instalados.

Por tanto, si migras de Windows 7 a Windows 8 podrás conservar todo y sólo tendrás que reinstalar los programas que no sean compatibles, como algún antivirus.

Actualizar de un sistema a otro es aceptable. Todo el proceso se llevará a cabo de forma automática desde el instalador. Te preguntará si quieres conservar los datos y programas (si es posible) o bien sólo los ficheros personales, o nada. Si conservas todo, es posible que te pida desinstalar los programas incompatibles, que luego puedes volver a instalar en versión Windows 8.

 

La instalación limpia

Te recomendamos hacer una instalación limpia, es decir, borrar el viejo Windows y los programas utilizados e instalar desde cero. El ordenador funcionará más rápido pero hazte a la idea de que tendrás que volver a instalar todos los programas, juegos, documentos y partidas que tengas. Si optas por esta opción, debes seguir estos pasos:

Windows 8 debe estar en un formato físico: bien en el DVD original, o en un DVD o memoria USB en donde has guardado el instalador que te has descargado, si has comprado la versión digital.

-Configura la BIOS de tu PC para que arranque primero desde el lector DVD o una unidad USB, antes que el disco duro.

-Introduce el disco o la memoria USB, y reinicia el ordenador. En el menú que aparece elige Instalación Personalizada, después entra en Opciones de Unidad (Avanzadas), y elige la partición (disco duro) en donde está el sistema operativo antiguo. Formatéala, o bien bórrala y vuélvela a crear. Ten en cuenta que borrarás TODOS los datos que contenía esa partición.

 

Windows 8 se vende en formato físico y digital
Elige tu Windows 8 en formato físico o descarga digital. Cada uno tiene sus ventajas e incovenientes.

 

Ahora Windows 8 se instalará en una partición limpia sin arrastrar información antigua que podría entorpecer su funcionamiento.