Polémica en torno a la expansión de Baldur’s Gate

Se ha liado una buena polémica en torno a la expansión de Baldur’s Gate desarrollada por Beamdog. El motivo: un personaje transexual y un chiste.

, ,

Menudo pollo se ha formado en torno a Baldur’s Gate: Siege of Dragonspear, la expansión que amplía la famosísima saga creada por BioWare hace tropecientos años. Un chiste de Minsc y que un personaje sea transexual ha bastado para que la comunidad de fans y miembros del ‘movimiento’ GamerGate ataquen indiscriminadamente a muchos de los desarrolladores a través de redes sociales y desprestigien el juego por todas las vías posibles, como en las reviews de Steam.

baldur-gate-entrada

La polémica en torno a Baldur’s Gate es ridícula, pero está afectando muy negativamente al estudio, que ha tenido que recular con alguna cosa.

El origen de la polémica radica en esos dos elementos que comento. Por un lado, Minsc hace un chiste sobre el ‘eslogan’ del GamerGate, diciendo algo así como “it’s about ethics in adventuring”, algo que el ‘movimiento’ se ha tomado como una ofensa, una que, encima, está presente en una expansión de un juego idealizado por muchos. Por otro, incluir un personaje transexual se ha identificado como una cesión a las ‘presiones’ de movimientos feministas y de ‘justicieros sociales’, a pesar de que Dungeon & Dragons ha tenido personajes con orientación sexual y/o géneros más bien confusos en muchas ocasiones.

El resultado es que el estudio ha tenido que salir a hablar del tema, a defenderse – no es como si hubieran hecho algo malo, pero así funciona Internet – y a comunicar que van a retirar el chiste de Minsc porque “no encaja con el personaje ni el contexto” y a mejorar los diálogos del personaje transexual, pues parte de la crítica al susodicho es que no estaba bien justificado. Al parecer, la transexualidad necesitara justificarse.

Que Beamdog haya cedido desde luego no es algo bueno, pues da razón y alas a la gente que se dedica a acosar y desprestigar a los demás por Internet, provocando pérdidas y problemas sin necesidad. Obviamente, la culpa no es suya, sino de quienes se dedican a acosar.