19/05/2024
Windows 8
Windows 8 está aquí y muchos jugadores aún no tenemos claro si merece la pena actualizarse. Te contamos lo que necesitas para exprimirlo a tope para jugar.

Así funciona Windows 8

¡Enhorabuena! Ya tienes instalado tu flamante Windows 8 en tu PC. En su primera ejecución te pedirá crear una cuenta de Microsoft que se usará para acceder al sistema. Puedes usar una cuenta de Hotmail o Windows Live que tengas, o crear una nueva. Si tienes una cuenta de Xbox Live te conviene utilizarla porque se comparte el mismo gamertag que en la consola, y además se suman los logros de los juegos de Windows y de Xbox 360.

Al principio todo parece nuevo y muy distinto, pero verás que casi todo funciona igual que siempre. La clave está en entender que Windows 8 utiliza dos escritorios independientes. La nueva pantalla Inicio almacena las apps (pequeñas aplicaciones) que descargas de la Tienda Windows, así como los enlaces a todo lo que tu quieras: programas, webs, documentos, etc. El escritorio clásico es exacto al de anteriores Windows, salvo que no tiene Botón ni Menú de Inicio.

Los iconos con el acceso directo a los programas tradicionales se pueden colocar tanto en el escritorio clásico como en la pantalla Inicio. Las apps sólo funcionan en Inicio. Cuando instalas una aplicación clásica, además de los iconos estándar en el escritorio clásico, se crearán otros en la pantalla Inicio, para usarla desde los dos escritorios.

 

Pantalla de inicio de Windows 8
La pantalla de inicio de Windows 8 en todo su esplendor. Puedes acceder al escritorio clásico pulsando un icono.

 

Windows 8 se maneja mediante atajos situados en las cuatro esquinas. Mueve el ratón a cada una de ellas:

-Esquina superior derecha: Aquí tienes la columna con el Buscador, la configuración de Windows, los dispositivos y el botón Compartir.

-Esquina inferior derecha:  Minimizas los iconos de apps.

-Esquina superior izquierda: Muestra los programas o las apps que están en funcionamiento. Pincha en ellos para utilizarlos.

-Esquina inferior izquierda: Cambias al escritorio clásico, y viceversa. Si pinchas con el botón derecho activarás un pseudo Botón de Inicio con el Panel de Control, Sistema, Administrador de Dispositivos, etc.

Usa el botón derecho sobre cualquier icono del escritorio Inicio para abrir un menú en la parte inferior en donde podrás desanclar una aplicación, Desinstalarla, o hacer que su ventana sea más grande o más pequeña.

También puedes usar el teclado. Pulsa CTRL + ALT para alternar entre todas las aplicaciones en ejecución. Para cerrar un programa rápidamente, pulsa ALT + F4. Además existen unos atajos de teclado que te serán muy útiles.

 

 

Escritorio clásico de Windows 8
El escritorio clásico de Windows 8 es idéntico al de Windows 7, pero no existe el Menú Inicio.

 

Arranque en el escritorio clásico

Cada vez que enciendes el ordenador, el sistema arranca en la pantalla de Inicio. Si prefieres que se inicie directamente en el escritorio clásico, es muy fácil:

-En el buscador pincha en Configuración y escribe: Programar Tareas.

-Pulsa con el botón derecho en Biblioteca del Programador de Tareas. Selecciona Nueva tarea. Llámala Arranque en Escritorio.

-En la solapa Desencadenadores pulsa Nuevo, busca la casilla Iniciar la Tarea y selecciona Al Iniciar la Sesión.

-En la solapa Acciones pulsa Nueva. En la casilla Programa o Script escribe: explorer.exe

Pincha en Aceptar, cierra todas las ventanas, arranca… Y se activará primero el escritorio clásico.