The Elder Scrolls Online

The Elder Scrolls Online. Entrevista con Matt Firor

Micromania.es entrevista a Matt Firor, director de Zenimax Online Studios sobre el diseño y desarrollo de The Elder Scrolls Online, el MMO de Tamriel.

, , , ,

MM: Desde tu punto de vista, como desarrollador de The Elder Scrolls Online, ¿cuál es el juego de la serie The Elder Scrolls que más ha influido en el diseño?

MF: Cada juego de la saga tiene algo distintivo que lo hace distinto a los demás. Y creo que si te fijas en The Elder Scrolls Online puedes encontrar algo de cada uno de ellos. Incluso Arena, el primer juego de la saga, es único en el sentido de que es el que te lleva al mismisímo corazón de Tamriel. Pero lo que vio en él también esta presente en este proyecto, así que los jugadores pueden encontrar cosas que no se han visto en The Elder Scrolls desde 1994, y en general en The Elder Scrolls Online hay cosas de todos los juegos de la serie.

 

MM: ¿Hay en el juego algunas misiones o detalles que hagan referencia a hechos que hayan estado presentes en alguno de los otros juegos de la saga?

MF: La historia de The Elder Scrolls Online se desarrolla mil años antes de los hechos acaecidos en el resto de los juegos, así que no es tanto una relación directa con hechos o personajes, pero sí con el conjunto del universo de juego. Por ejemplo, estarán presentes el gremio de luchadores, el gremio de magos, y muchos otros apartados que son reconocibles del resto de juegos.

 The Elder Scrolls Online

MM: Pese a esa diferencia de mil años en la historia de The Elder Scrolls Online con el resto de juegos, se ve que la tecnología, hechos, razas son muy similares. ¿Cuál es la diferencia real con la historia y el mundo de juego conocidos?

MF: La principal diferencia se encuentra en los detalles de la historia de Tamriel. Si has jugado Oblivion, sabes que lo siguiente es un spoiler: el emperador Uriel Septim muere al comienzo de juego. Él es el descendiente de Tiber Septim, y el último de la estirpe de los Septim que llevan gobernando Tamriel desde hace mil años. The Elder Scrolls Online transcurre 50 años antes de la aparición de la dinastía de los Septim, antes de Tiber Septim, el primero de su estirpe. Así que la principal diferencia entre este juego y todos los demás de la saga es que no existe un mundo gobernado por una autoridad central y única. De hecho, las tres facciones principales del juego están inmersas en una lucha por convertirse en los regentes de Tamriel, así que se puede decir que participas en un mundo en que se libra una guerra por la unificación de Tamriel, llena de falsos emperadores, contiendas que se pueden calificar de guerra civil en determinados territorios, etc. Tiber Septim surgirá, eventualmente, como el emperador y unificador de Tamriel, pero será después de los hechos de The Elder Scrolls Online.

 

¿Y el modelo de negocio?

MM: ¿Es posible jugar en todas las regiones y áreas de Tamriel?

MF: Sí, desde luego, aunque no es algo que esté accesible desde el comienzo. Una vez alcanzado el nivel máximo del personaje, se abren opciones para visitar de manera inmediata todas las zonas de juego, viajando entre ellas. Pasa cuando llegas al nivel 50. Antes sólo puedes acceder área tras área, según las misiones que vayas realizando. Cuando pasa esto es al acceder al nivel 50+, que es como lo hemos llamado. Y luego existirá la opción de dominar nuevas habilidades especiales, con el nivel 50++, etc. Es un intento por ofrecer más opciones y posibilidades al jugador.

 

MM: ¿Y veremos dragones a los que combatir, o no?

MF: No, por desgracia, porque en la época del juego los dragones no existen como seres vivos, y no podemos hacer trampa transportando al jugador a otra era en la que sí existían en Tamriel.

Matt Firor dice "no comment"...

Matt Firor no confirma el modelo de negocio de The Elder Scrolls Online.

MM: No sabemos si tenéis ya decidido el modelo de negocio de The Elder Scrolls Online, ni si se basará en un sistema de pagos mensuales, o será gratuito con micro pagos.

MF: Me temo que eso es algo a lo que no puedo contestar en este momento.

 

MM: ¿Ni siquiera decirnos si ya está decidido cómo será?

MF: No, lo siento. No puedo contestar aún, de verdad…