Juegos usados y la nueva generación de consolas.

Microsoft, Xbox One y la madre que trajo a la segunda mano

Aquí nos encontramos, con una nueva generación de consolas a las puertas y con el movidón de los juegos usados en todo lo alto. ¿Tiene razón la comunidad de jugadores o las compañías?

, , , , ,

Podría parecer que el tema de la segunda mano es un capricho de la comunidad de ‘gamers‘ del mundo pero resulta que no, que la cosa tiene su importancia porque el que más y el que menos ha pecado yendo a alguna tienda a comprar jueguecicos legales más baratos. Diréis con razón “que no es un delito“, cierto, pero es que con solo escuchar a algunos responsables de compañías de videojuegos en los últimos tiempos… ¡daba toda la impresión de que lo era!

Y aquí nos encontramos, con una nueva generación de consolas a las puertas y con el movidón de los juegos usados en todo lo alto. Lo cierto es que si nos hubieran preguntado a principios de año, antes de la irrupción de PS4 y Xbox One, que “si creíamos que las compañías pondrían límite a la segunda mano en la siguiente generación“, seguro que un 90% hubiera dicho que sí. Lo teníamos tan claro como que habrá un Metroid en Wii U tarde o temprano.

Presentación Xbox One en Seattle.

Presentación Xbox One en Seattle.

Pero hete aquí que cuando Sony mostró su PS4 no dijo nada al respecto y fue Microsoft la que, en su infinita candidez, decidió hablar de la bicha después de lo de Seattle. Y vaya si habló. Se tiró a la piscina, nos dijo que iba a poner restricciones y, envalentonada del todo, sin miedo a decirnos las verdades del barquero, continuó afirmado que “Xbox One se tendría que conectar obligatoriamente cada 24 horas a Internet“. ¿No queríais caldo?, pues tomad dos tazas…

Así que uno, que entra en foros de todas las clases y colores, ve a la gente (y me incluyo) más cabreada que una mona: “que si Sony lo está haciendo mejor, que si la conexión a Internet obligatoria es una vergüenza y que si la segunda mano blablabla”. Tampoco es para tanto. Es más, estoy seguro de que en Microsoft andan sobrados de cerebros y estrategas que sabrán salir del atolladero. Google lo hace a diario: lanza un servicio y si funciona lo deja. Y si no, lo cierra. Y es legendaria su máxima de mirar lo que hace el cliente y darle a continuación lo que necesita.

Así que Microsoft haría bien en escucharnos a todos por que si a estos líos le sumamos, encima, el precio 100€ más caro de su consola frente a Ps4, da como resultado que One podría convertirse en la Last de la familia Xbox. ¡Ah!, y no ayudan en nada las declaraciones del tipo “ya tenemos una consola en Microsoft que no necesita conectarse a Internet y se llama Xbox 360“. Ya lo sabemos, lo que queremos es que la nueva One siga esos acertados pasos. Por eso nos quejamos…

Sony PS4 y los juegos usados.

Sony PS4, los juegos usados y el no ‘check-in online’…

Hasta aquí ha hablado mi alma consolera pero, ¿qué dice el pecero de toda la vida (que para eso estamos en Micromanía)? Pues que aquí seguimos tan contentos con nuestro teclado y nuestro ratón, sin segunda mano desde que el Dios Newell hizo bajar del cielo a su mesías camuflado de tienda digital (Steam) hace casi 10 años… Anda que no tienen que aprender del PC los consoleros. Por cierto, ¿no somos ahora TODOS un poco peceros tras saberse que PS4 y Xbox One son, en sus tripas, PC puros y duros? (voz cavernosa) Jajajajaja.